Recolección y fanzines

  • by
mushrooms

Nómadas

Se puede decir que una de las primeras consecuencias del nomadismo es la cantidad del equipo material. Aquellos grupos o comunidades que estén obligadas por las características de su entorno a la vida nómada, deben modificar su ubicación con cierta asiduidad y por ello su equipo se reduce a todo lo que puedan cargar, prescindiendo de todo lo prescindible. Además, la fabricación de herramientas no es en exceso complicada, y ni la extracción del material bruto ni su elaboración implican un esfuerzo extenuante.

Para el nómada hay cierta tendencia a la despreocupación por sus herramientas. La carga excesiva limita la movilidad, y la facilidad por acceder a los recursos y fabricar herramientas hace posible que no deba aplicarse un control total sobre éstas.

Propiedad del alimento

La propiedad de los alimentos, por otra parte, no es unipersonal. Los productos recolectados se consumen normalmente dentro de la comunidad, los excedentes se distribuyen por medio de métodos de reciprocidad.
Repartir es la forma más fácil de conseguir variar la ingesta de alimentos entre una comunidad.
El alimento es el bien que se comparte más frecuentemente para promover o incrementar la sociabilidad entre los grupos más lejanamente relacionados.

La legislación española establece que las setas del campo no tienen dueño, “res nullius“, por lo que el propietario del terreno donde se encuentran las setas no las posee y es cuando el recolector, conocedor del hábitat, puede actuar en su máxima expresión. Para ello, es vital conocer la riqueza, ritmos, descanso, simbiosis que la naturaleza configura en un bosque, cerro o hábitat determinado. El conocimiento local del hábitat natural, tan determinante y a la vez frágil, forma parte del talento rural y por ello, patrimonio intangible de la humanidad.
La actividad recolectora es un importante factor del mantenimiento de la diversidad natural frente a la creciente globalización. La comprensión del patrimonio inmaterial de diferentes comunidades contribuye al diálogo entre culturas y promueve el respeto hacia otros modos de vida.

Fanzine

Los «fanzines» son creaciones literarias y gráficas a modo de tira cómica, con un humorirónico y sarcástico. Las fechas claves para los amantes de la historia son 1940, año en que surgió el término tras la publicación de el fanzine de ciencia ficción «Detours» de Russ Chauvenet; y por otro lado, la etapa entre 1960-1970 donde influyeron sobre la generación de cómics underground norteamericanos.
El ADN del fanzine es su libertad editorial, donde representar los ideales, gustos, posiciones políticas, preocupaciones y demás extensiones de sus creadores y, eventualmente, se convierten en espejos de quienes son estas personas y de lo que sintieron y pensaron en algún punto determinado de su vida, y en esto, para el que sepa apreciarlo, tiene un gran valor.

Lo crucial al realizar un fanzine es poder hacer uso de los recursos que están a mano, no importa si son dos hojas, una grapadora y un lapiz.
La recolección de libros, revistas, cómics hace posible este collage, donde encima, entre y através, se reescriben, se dibujan, se diseñan las ideas a representar.
La recopilación de textos personales, dibujos, diseños, recortes… y la conceptualización y abstracción de éstos hacen posible el contenido único del fanzine.

“No a todo el mundo le interesan los fanzines , en parte porque a primera vista son solo fotocopias. Esto es una subcultura, y así es como debe quedarse; aun así quien quiera iniciar su propio zine debe saber que es una subcultura que comparte mucho, conocimientos, materiales, ideas”

copiado y pegado

La autoría puede ser individual o colectiva, recortar-copiar-pegar el material creado por otros para crear un fanzine, puede ser considerado por muchos un delito contra los derechos de autor y por ello casi siempre se preserva el anonimato de aquellos que crean y difunden dicho fanzine. El formato electrónico del fanzine “e-zine” es otro paso más para ampliar la difusión, a veces, censurada.
Otros muchos valoran la recopilación de esas obras perdidas/abandonadas dándoles otra nueva vida y difusión. Porqué crear nuevas y originales obras cuando las que ya están hechas reflejan mucho mejor lo que se quiere decir?
El consumo inmediato, original y único de esas obras portentosas de las editoriales prestigiosas se ha aprovechado para reducir a la mínima expresión la calidad, originalidad y libertad de expresión del fanzine.

Lo confienso: yo también recorto-copio-pego

nosotras